La Momia Azteca (Rafael Portillo, 1957)


AKA:
The Aztec Mummy
DIRECTOR:
Rafael Portillo
GUIONISTA:
Guillermo Calderón, Alfredo Salazar
CASTING:
Crox Alvarado, Luis Aceves Castaneda, Ramón Gay, Rosa Arenas, Jorge Mondragón.
PAIS:
México
COMPAÑIA:
Cinematográfica Calderón S.A.

En dos palabras: Escalo friante. Si no os importa, empezaré por el final, o bueno, casi. El título de la película es 'La momia Azteca', pero para quien haya visto esta pieza de cutrismo universal, no pasará desapercibido que la momia no aparece hasta el minuto 62'. Teniendo en cuenta que la película dura unos 85', pues tenemos que el título no representa para nada, el desarrollo, ni tan siquiera, como uno de los pilares de este importante y penoso infra-film.

Penoso por muchos y dispares motivos, pero su penosidad es lo que hace grande este truño infame del cine de 'terror'. El ritmo de la película no es que sea muy dinámico, aunque éste no es el punto débil de este rollo de película, para mí. A mi parecer, hay otros rasgos a tener en cuenta, aunque algo más de ritmillo a la historia, no le hubiera ido nada mal.
El film empieza con la loable historia de un científico, de los de verdad, de esos que anteponen su éxito, fama y reconocimiento a la integridad de su família, esposa y demás seres queridos. Esto es un científico de verdad. Sin estas premisas, sería un científico de pacotilla y sin ningún éxito en esas esferas y clubs de locos barbudos, que no paran de hablar de sus cosas, veanse ejemplos en pelis como la máquina del tiempo, el mundo perdido, viaje al centro de la tierra, etc.

Las tesis de este magnifico doctor están relacionadas con un tema recurrente en la geografía hispanoamericana, a juzgar por los muchos libros que podemos encontrar en las ferias de libros de segunda mano de toda España y parte del extranjero, donde predominan miles de libros editados en México, sobre temáticas relacionadas con los temas o 'misterios del mundo', como podrían ser, los ovnis, la reencarnación, las regresiones, los poderes de la mente, etc.
El tema, en esta ocasión es la regresión hipnótica para hacer revivir al hipnotizado, sus vidas pasadas, con los riesgos que esto comporta. A quien no le han contado la típica historia de la amiga de tu vecino, que se expuso a una hipnosis regresiva y le dijeron que en una vida pasada, fue una esclava sexual en Roma, o Egipto... Pues esto es más o menos, y salvando las distancias existentes, lo que le pasa a la mujer del cientifico Almada. Ella, en este caso, fue sacrificada por los aztecas, por cuestiones menores, que en esa época se castigaban muy duramente.

La escena de la previa al sacrificio que revive nuestra protagonista, mientras su querido científico mira estupefacto al cuerpo de esta, revolviendose amargamente, mientras revive tan terrible experiéncia, es más larga que la quinta avenida... no se acaba nunca. Lo bueno, es que carece por completo de rigor alguno, pero bueno, ahí esta.
El hecho de que el profesor Almada, quiera hacer revivir a su ayudante esporádica, la escena en que es sacrificada, deja mucho que desear, en favor del científico. Yo que no lo soy, no llegaría a ese extremo, teniendo en cuenta las posibles consecuencias, pero en fin...

Dejando de lado algunos menesteres del guión, uno de los peores, muy por debajo de cualquiera de Ed Wood o de otros grandes del cine B, nos centraremos en dos detalles infames, terribles, penosos, ignimios, ofensivos, lamentables y decadentes, una vez que el científico ha profanado la tumba de la momia azteca, y la ha despertado de su letargo, dispuesta a buscar venganza en este y su família:
- La hija del matrimonio se despierta por la noche para beber aguita que tiene cerca de la cama, pero la botella está vacia.
Uno piensa inmediatamente que ahora irá a la cocina a buscarse un vasito para aliviar la sed, pero NO!! se va al despacho de su padre a buscar el peto de la momia, artefacto sagrado, el cual, permitirá al humilde profesor encontrar el gran tesoro azteca. Hay que tener presente que la niña apenas sabe que la joya existe, pero va hacia donde está como si lo supiera de toda la vida, y claro, la momia que se ha acercado a la casa del matrimonio para recuperar lo que le han robado, la vé y la sigue hasta la habitación.
Aquí los guionistas, una panda de señores, ansiosos por ir al bar de la esquina, deciden que la niña haga lo que necesitan para guiar a la momia hasta la joya y hasta la protagonista, la que fuera, la sacrificada. Uno de los peores conclusos guionísticos jamás expuesto en una película.
- El recurso de la cruz para matar una momia muerta, que claro, al estar muerta, no la puedes matar... y claro, el recurso de la cruz, es ideal. La panda de guionistas, estaba de vuelta del club de la esquina y quisieron acabar el guión de una vez, a ver si se acababa la pesadilla azteca, y claro, lo consiguen...

En resumen y dejando de lado el guión; los actores, pese a todo están bien, coincido con kopro, que el personaje de Pinacate es lamentable, pero no deja de ser testimonial. Almada, su suegro y su mujer están a la altura justa, o sea, muuuy justitos, pero pasan, lástima del terrible guión e historia, pero eso la hace infame, cosa que aquí agradecemos. La música algo pesadita, en algunas ocasiones, sobretodo, en la escena de la momia, mientras observa a la mujer del científico antes de raptarla, y en la escena de la previa del ritual de sacrificio, escena esta, de las peores de la historia del cine mexicano.
La luz, conseguida, y a tener en cuenta, las pocas escenas, donde se retrata lugares de interés, sobre la pirámide del sol.

Un auténtico bodrio, digno de ver, sin lugar a dudas.

happyman

Reaccions: 

0 Response to "La Momia Azteca (Rafael Portillo, 1957)"

Publicar un comentario