Gojira (Ishiro Honda, 1954)

AKA:
Godzilla / Japón bajo el terror del monstruo
DIRECTOR:
Ishiro Honda
GUIONISTA:
Ishiro Honda, Takeo Murata, Shigeru Kayama
CASTING:
Akira Takarada, Momoko Kochi, Akihiko Hirata, Takashi Shimura, Fuyuki Murakami.
PAIS:
Japón
COMPAÑIA:
Toho Film (Eiga) Co. Ltd.

Con esta película se iniciaba en Japón el género kaiju, en el que el protagonista principal era un monstruo gigantesco. En este caso, comienzan a acontecer una serie de desapariciones de barcos cerca de la Isla de Odo, cuya autoría es achacada a Godzilla, una enorme bestia marina. Para investigar la presencia de Godzilla el gobieno japonés echa mano del paleontólogo Dr. Kyohei Yamane. Al llegar a la isla, encuentra huellas gigantes con un alto contenido radiactivo junto con un trilobites, por lo que intenta explicar la aparición de la bestia como una mezcla de animal prehistórico con material nuclear presente en las aguas.

Imagen

Y es que el terror nuclear del pueblo japonés después de la guerra es parte importante en el argumento de la película. Las víctimas de Godzilla son mostradas con bastante dramatismo y crudeza, estableciéndose un paralelismo entre la destrucción causada por la bestia con los horrores acontecidos en la guerra, principalmente por el ataque con bombas nucleares. Sin embargo, aunque Godzilla es el causante de los ataques sobre la población, no es el eje en torno al que gira el meollo de la película.

Imagen

En primer lugar está el personaje del paleontólogo Yamane, que opina que no se debe matar al monstruo, puesto que se perdería una gran oportunidad para la ciencia. Sin embargo acabar con Godzilla es la única posibilidad de terminar con los ataques. Junto a este conflicto interno de Yamane, está el del Dr. Serizawa, colaborador de Yamane y descubridor de la bomba de oxígeno, un arma mortífera capaz de acabar con Godzilla. Las reticencias de Serizawa a utilizar su arma residen en la posterior utilización de la bomba de oxígeno con fines militares. Por ello, Emiko, la hija de Yamane y su novio Ogata intentan convencerle de que es la única forma de matar a Godzilla.

Imagen

Es cierto que el monstruo no está muy logrado (inferior a los monstruos de las producciones norteamericanas de la época, se podría decir que es un actor disfrazado machacando maquetas), que los actores tampoco están muy allá o que las localizaciones no sean nada del otro mundo, pero esta primera película de Godzilla constituye el inicio de una gran saga de películas y de una forma de hacer cine. Personalmente, creo que es de las mejores de la saga y para nada lenta. Una buena forma de pasar el rato sin artificios con ordenador ni recargados efectos especiales. GODZILLA RULES!!!

Reaccions: